domingo, 9 de marzo de 2008

2 en línea

El filoso techo de un edificio y sus enmarcadas ventanas dibujan en lo urbano rectas engamadas de colores cálidos mezclados en la noche.
Se unen con las calzadas de calles y la velocidad de los autos. Mientras bordes de gigantografías publicitarias y carros cartoneros se muestran en primera plana más enfocados.

Caen paralelamente los postes de luz con punta de diablo y los bastones de madera con raíces débiles esperando florecer.
Puertas entreabiertas y cerradas también piden permiso para unirse en este enrejado paisaje.

Jugando entre buzones y bancos de plaza se encuentran dos lineas curvas incandescentes y atractivas. Por arte de magia o por solo arte entibian su movimiento, se paralizan e inmediantamente se unen formando un splash de flúos maravillosos, dando lugar, una vez más, a la excepción de la regla.

5 comentarios:

yo dijo...

splash de flúos

Unika dijo...

Sali a dar una vuelta y me encontre en este lugar, lindo! estare volviendo...
saludos,
La U.

Sugus verde dijo...

me lo re imaginé, que flash.

arqueck dijo...

¿hay excepción y hay reglas? hablo en línea general... en el funcionamiento.

es una discusión de hace unos siglos, todavía no dilucidadadasidada

Evaristo Ande dijo...

colores mezclados en la noche, con la velocidad,
y la luz con punta de diablo pide permiso para unirse,

mientras dos lineas,
entibian su movimiento,
como excepción de la regla.